Para aquellos que como yo, hace años que somos docentes de música, se nos presentan muy a menudo nuevos tipos de planificaciones. A veces son muy similares a las que comúnmente hacíamos, otras veces son totalmente novedosas. Contemplemos aquí que cada cierta cantidad de años tenemos cambios en el diseño curricular, a veces para mejor, a veces… bueno… (seguro completarás mis palabras querido docente).

Ahora entonces nos situamos en las secuencias didácticas. Una planificación que deriva del plan anual, no lo reemplaza, sino todo lo contrario, lo complementa. Los contenidos que se inscriben en las secuencias didácticas son los mismos que figuran en tu plan anual (o deben serlo). La diferencia radica en que el plan anual de música es la planificación en donde se ve la estructura de nuestro edificio, es decir, en el plan anual se inscriben TODOS los contenidos que se desarrollarán en TODO el ciclo lectivo, mientras que en la secuencia didáctica de música, SÓLO aquellos correspondiente a un tema específico que vamos a dar, para una cierta cantidad de clases.

¿Quieres una secuencia didáctica para música personalizada para vos? Click aquí:

Continuemos ahora que mencionamos que las secuencias didácticas musicales son planificaciones diarias, porque se establecen para una cierta cantidad de clases. Hay quienes las realizan trimestrales, hay quienes las realizan por cinco clases como mínimo. A mi particularmente me resulta mejor la planificación por tema y no por trimestre, aunque sé que hay temas que llevan muuuuchas clases. Pero estas clases no están divididas en clase 1, clase 2, clase… como en las unidades didácticas, sino que se dividen en actividades de inicio, de desarrollo y de cierre. Este tipo de narración ya marca un estilo, un tipo de pensamiento de cómo impartir clases. Si vamos al desglose más particular vemos que las actividades de inicio pueden ser de presentación o diagnóstico, las actividades de desarrollo aquellas en donde se trabaja bien tema o contenido y las de cierre se vinculan a la evaluación.

A la dinámica propia de una secuencia didáctica, subyace una perspectiva de evaluación formativa, que permite retroalimentar el proceso mediante la observación de los avances y dificultades que presentan los estudiantes durante el desarrollo del proceso. De allí la importancia de articular estrechamente actividades de aprendizaje con actividades de evaluación (Díaz Barriga, 2013). Por ejemplo, si en la planificación se ha decidido organizar actividades para ser desarrolladas grupalmente, es preciso instalar instancias de autoevaluación y de coevaluación entre pares como componentes fundamentales de la propuesta de evaluación de esas actividades (Roldán, 2014).

¿Qué otras partes tiene? Bueno, algunos escriben objetivos, es decir qué se pretende que el alumno aprenda, otros propósitos, es decir qué pretende el docente con esa planificación. También quienes son los destinatarios, recordemos que no es lo mismo y no debería ser, una planificación para primer grado que una para sexto grado. Ponerle un nombre a la secuencia es algo que nos da una pauta de qué tema se desarrollará en la misma. Algunos escriben estrategias, otros capacidades o competencias, otros habilidades. Son datos extra que piden ciertos diseños curriculares o ciertas escuelas.

Una vez que ya tienes estos ítems antes mencionados, quedaría que determines cuántas clases durará tu secuencia didáctica y cuál será tu temporalización (es decir de qué mes a qué mes será dada). También no te olvides de indicar los recursos, criterios de evaluación e instrumentos.

Espero que te sea más claro ahora y no te olvides de comentar… (Completás al final de la página y apretás Enter) Siempre los leo!!!

 

Bibliografía Adicional:

Anijovich, R. (2010). La evaluación significativa. Buenos Aires: Paidós. Díaz Barriga, A. (2013). Guía para la elaboración de una secuencia didáctica. Comunidad de conocimiento Universidad Nacional Autónoma de México. Recuperado el 3 de febrero de 2015, de http://www.setse.org.mx/ReformaEducativa/Rumbo%20a%20la%20Primera%20Evaluaci%C3% B3n/Factores%20de%20Evaluaci%C3%B3n/Pr%C3%A1ctica%20Profesional/Gu%C3%ADasecuencias-didacticas_Angel%20D%C3%ADaz.pdf

Díaz Barriga Arceo, F. (2012). Modelos de enseñanza situada. México. Grupo de Investigación en Docencia, Diseño Educativo y TIC. Feldman, D. (2010). Didáctica general. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación. Recuperado el 10 de marzo de 2015, de http://cedoc.infd.edu.ar/upload/Didactica_general.pdf Gimeno Sacristán, J (1992). Maestros. Formación, práctica y transformación escolar. Buenos Aires: Miño y Dávila.

Gobierno de Córdoba, Ministerio de Educación. Secretaría de Educación. Subsecretaría de Estado de Promoción de Igualdad y Calidad Educativa (2011). Opciones de formatos curriculares. Presentación. Córdoba, Argentina: Autor. Recuperado el 3 de febrero de 2015, de http://www.igualdadycalidadcba.gov.ar/SIPECCBA/publicaciones/EducacionSecundaria/Formatos%20Curriculares%20(15-03-11).pdf

 

 

Creative Commons License
This work by Carina Martino. is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 4.0 Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *