Muchas veces en las clases nos vemos obligados o comprometidos a enseñar este tipo de música, ya sea porque coincide con la temática propuesta o porque se nos impone desde la institución donde trabajamos. Pero en realidad ¿qué es la música política?

No es el propósito de este artículo debatir si es correcto o no la enseñanza de este tipo de música como tampoco mencionar a qué llamaríamos política. Después de haber mencionado esto, podemos decir que muchos autores relacionan esta música con la letra de la misma. ¿Por qué? Porque en la misma se explican o exponen cuestiones vinculadas a partidos políticos, a las guerras, al sistema, a la sociedad, etc. Ahora bien, ¿qué pasa cuando la canción es instrumental? ¿No existe canciones instrumentales políticas? ¿Cuando escuchamos la banda sonora de la marcha peronista acaso no nos remite al partido político?

Entonces podemos concluir que la música es política cuando su fin es serlo, la música por si sola no contiene ánimos de ingresar a este estado o “género” sino que es el ser humano el que la compone, interpreta o asocia con ese propósito.

Es importante, a nuestro criterio, saber cuando una canción cumple con el requisito de ser política a la hora de enseñarla o utilizarla en nuestras clases. Sabemos que al impartir música debemos ser objetivos y no subjetivos, debemos enseñar un poco de todo sin establecer juicios al estilo, mostrando un abanico de posibilidades. Es el alumno quien por si solo debe generar su propia postura ante tal o cual tema.

Las canciones de protesta abundan en diversos países y pertenecen a diversos géneros musicales. Más aún canciones sobre la paz, religiosas, con tendencias, por ejemplo para fomentar la protección ambiental y más. Josef Sulz, Austria, expone un cuadro conceptual con los diversos tipos de canciones políticas del cual en la presentación siguiente expondremos junto a diversos ejemplos de cada caso.

Después de ver los ejemplos, quedan varias preguntas en la mente…

  • ¿Usamos concientemente o inconcientemente la música política en nuestras clases?
  • ¿Cuál es el fin de enseñarlas en la escuela?
  • ¿Este tipo de canciones enseñadas en una cultura analfabeta, puede tener alguna consecuencia desfavorable? ¿Y si lo tiene, es nuestra misión enseñarla con objetividad?
  • ¿Somos los encargados de filtrar este tipo de música?

 

Bibliografía:

Josef Sulf, Austria “El problema de la inclusión de la música políticamente comprometida en la enseñanza escolar” en Gainza, Violeta (editora)
La Educación Musical frente al futuro, Buenos Aires, Guadalupe, 1993.

Jeremy Gilbert, Ewan Pearson, Cultura y políticas de la música dance: disco, hip-hop, house, techno, drum’n’bass y garage, Barcelona, Paidós, 2003.

Aristóteles, Política, Barcelona,  S.L.U. Espasa Libros, 2006.

Robert P. Morgan, La música del siglo XX, España, Akal, 1994.

Albert Medrán, “Política y música: algo más que una conexión emocional” en http://albertmedran.com/, 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.