Chicos CantandoA partir del artículo anterior “Causas de Desafinación“, mencionaremos qué respuestas y soluciones dan algunos métodos para corregirlas. Los problemas que se desarrollarán en esta primera parte son falta de atención, memoria poco cultivada, inseguridad tonal, timidez del alumno y voces monótonas.

Para los casos de falta de atención y memoria poco cultivada, el libro “Aula sonora…” propone realizar frecuentes ejercicios de eco. Está de acuerdo con esta posible solución Carme Tulon Arfelis, que también dice que la memorización debe darse en una primera instancia sin cantar, para preservar el aparato fonador. El método Ward expone una técnica para desarrollar la memoria. Primero escribir la frase a cantar en el pizarrón, luego de dar la nota de entrada, con la varita indica varias notas escritas en un diagrama mientras los niños miran en silencio. Los alumnos cantan lo escuchado y se repite el ejercicio pero el maestro marca con el dedo esta vez. También propone escribir una frase y después de un instante borrarla de izquierda a derecha y una vez terminado que los alumnos la canten. El método Orff propone cantar frases cortas, con sonidos descendentes porque son más fáciles de entonar.

canto en los niñosEn cambio para los casos de inseguridad tonal, el maestro, según Violeta Gainza, debe primero cerciorarse que al cantar en otro registro la desafinación desaparece. Para eso propone que se le indique al alumno que cante una canción infantil cualquiera sin darle la nota de entrada. Se prestará fuertemente la atención en la afinación, por más que sólo afine en un corto pasaje. Si es así es posible corregir el problema con más facilidad. Entonces se le indica al alumno su registro y se le hace ver que pueden cantar afinados allí creando confianza en si mismos. Si el registro es grave convendría hacerles cantar ostinatos o reforzar los graves en alguna canción.

Muchos autores están de acuerdo sobre la postura a tomar cuando la desafinación se debe a la timidez del cantante. Esta postura corresponde a la de no hacerlos cantar solos, pero que el maestro corrobore el progreso a través de una audición personal, es decir solo con el alumno. “…con ellos el maestro deberá adoptar una actitud especial que, sin poner a este niño en primer plano ante la clase (…) logre, poco a poco, dotarlo de una seguridad y un placer manifiesto que lo lleve a cantar solo, elaborando ritmos, movimientos, etc., sin que se vea forzado a ello. Este resultado, por supuesto, no se logra en una ni en dos clases, sino en muchas…” En el caso contrario, el de inadaptación habrá que pedirles a los alumnos que traten de prestar atención al cantar de sus compañeros y hacer ejercicios para solucionar este conflicto.

Método WardEl método Ward propone posibles soluciones para el caso de la voz monótona. Una de ellas consistiría en llamar a un compañero con un uh uh, otras hacer una sirena y una vez que el niño obtuvo el sonido agudo ayudarlo a sostenerlo y a reproducirlo como sonido musical. También cantar suavemente, encima de la cabeza del alumno, un sonido agudo con la sílaba Nu, mientras que el alumno con los ojos cerrados escucha e intenta reproducirlo. Por último hacerle cantar una nota grave y mientras se va haciendo un gesto con la mano ascendente el niño intentará hacer una subida progresiva de sonidos. El libro “Aula Sonora” modifica la primera solución cambiando el uh uh por el juego “tu nombre tiene música” Para Violeta Gainza, las propuestas del método Ward son las que ella expone, pero le agrega la fononimia, exagerando el aspecto expresivo de la representación mímica de los sonidos. Gorini agrega que una buena solución es llevar al niño hacia el agudo, por ejemplo imitando el ruido de una locomotora, en diversas alturas.

3 Comments

  1. woolrich barn dice:

    This is a toƿic which is ϲloѕе to mmy heart…

    Thank you!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *