Del ruidismo a la música concreta

Al mismo tiempo de las obras de Varese, “Octandre” (1924), “Integrales” (1926) e “Ionisation” (1931), surgían nuevos instrumentos como las Ondas Martenot, el Theremin, que aprovechaba la válvula electrónica, y los instrumentos Baschet, basados en nuevos principios sonoros. Además en Norteamérica, John Cage inventa el piano preparado, un simple piano de cola al cual se le modifica la sonoridad agregando diferentes materiales en los martillos, entre las cuerdas y en los apagadores.

Alrededor de 1948, en Francia surge la música concreta, inventada por Pierre Schaeffer, ingeniero acústico, en los laboratorios de la Radiodifusión – Televisión Francesa. En Alemania, se hacen los primeros ensayos de música electrónica por un grupo de compositores encabezado por Herbert Eimert. Ambas músicas son similares en ser producto de montajes sonoros, en que prescinden del intérprete porque sólo existen en forma de grabación y en que permiten que el compositor maneje el material sonoro como si fuese un objeto. La diferencia está en la fuente sonora. La música concreta utiliza los sonidos de la realidad cotidiana, mientras que la electrónica los sonidos producidos por un generador de audiofrecuencias. Eimert confeccionó entonces una lista de doce técnicas comunes a ambos métodos:

Superposición de sonidos Cambios de velocidad Ostinati Pueden debilitarse sonidos
Dos cintas idénticas musicalmente pueden ser tocadas en canon Las cintas pueden cortarse y empalmarse en el orden que se quiera Los tipos del ritmo pueden crearse trasladando las duraciones a la longitud de las cintas en centímetro Distribución por medio de diferentes altavoces de manera de que el sonido deambule
Regulaciones de intensidades dinámicas Formas de retroceso Uso de cintas sonoras y vírgenes en cualquier orden Desvanecimiento del sonido para producir transiciones de timbre

La denominación concreta deviene del hecho de que el material sonoro que usaban, tenía como origen la realidad concreta de fenómenos sonoros que ya existían. Las fuentes sonoras son los sonidos provenientes de instrumentos musicales tradicionales y exóticos, la voz humana y los ruidos de la vida cotidiana y la naturaleza. Éstos podían ser revertidos en su emisión, aminorados, acelerados, deformados por la supresión ya sea del ataque o de su resonancia, lo cual los hace un poco irreconocibles. Entonces el material sonoro es elaborado a partir de cualquier sonido grabado en cinta magnética de carrete abierto. Luego es filtrado y montado por corte y mezclas. En este caso, por consiguiente, la notación ha dejado de ser importante.

Pierre Schaeffer

Pierre Schaeffer

La primera composición dentro de este movimiento fue Etudes de bruits  en 1948, donde podemos escuchar locomotoras y silbidos. A veces los sonidos se superponen creando figura y fondo, otras aparecen como solistas. Utilizaba discos de gramófono, una técnica extremadamente simple. Se tocaba un disco de 78 rpm. a 33 rpm. A veces se reproducían simultáneamente tres discos para permitir la producción de formas canónicas polifónicas, pero todos los demás intentos quedaron frustrados a causa de las limitaciones mecánicas y técnicas de estos discos hasta 1950, por el uso de la grabación en cinta magnetofónica. La velocidad de esta nueva cinta también puede acelerarse o retardarse de forma que las frecuencias suban o bajen, pudiendo utilizar filtros para eliminar los extremos de las frecuencias dadas, e incluso cortar y empalmar las cintas para establecer nuevas combinaciones. Así mismo se podían utilizar varios magnetófonos al mismo tiempo. Pierre Schaeffer produjo sus primeras composiciones junto al compositor Pierre Henry (1927), alumno de Messiaen y de Nadia Boulanger. Una de las mismas es la Sinfonía para un hombre solo (1950), estrenada en París. El principal propósito de ambos fue enriquecer la música con las nuevas posibilidades técnicas de la época. La obra se divide en varias secciones y se basa en sonidos que un hombre es capaz de producir solo sin la ayuda de los instrumentos.

Promociones primavera Musifica

Schaeffer cataloga los sonidos de la siguiente manera:

Sonidos Humanos Sonidos no Humanos
Diferentes formas de respiración Pasos, etc.
Fragmentos vocales Aporreo de puertas
Gritos Percusión
Tarareos Piano preparado
Melodías silbadas Instrumentos de orquesta

Abraham Moles se incorporó al grupo en calidad de investigador y realizó análisis precisos de diferentes fenómenos acústicos; calculó el número total de sonidos musicales puros que componen la estructura atómica de la música, cuyo resultado mostró ser 13 millones y también hizo importantes aportaciones a la teoría estética. De esa manera, Moles, acentúa la permanencia de una pieza musical grabada y su reproductibilidad, como también su reversibilidad o invertibilidad que ve como una incursión del espacio en el tiempo. De la unión de Schaeffer y Moles surgió una especie de abecedario de la música concreta que contiene las primeras 25 palabras de un vocabulario en el cual se clasifican a los fenómenos acústicos según su orden de magnitud entre otros criterios. Schaeffer publicó una historia y libro guía sobre música concreta en 1952. Se le atribuye la creación del paisaje sonoro. Creada por Schaeffer y Henry, Orfeo, fue estrenada en el festival de Donaueschingen en octubre de 1953, aunque la versión más corta se representó en París dos años antes. El amontonamiento de sonoridades espeluznantes y violentas explosiones de ruidos eran contrastadas con las arias totalmente antitéticas de las dos voces femeninas presentes, con los recitativos con acompañamiento de clavicordio.

2 Comments

  1. Anónimo dice:

    We are a group of volunteers and opening a new scheme in our community.
    Your web site provided us with valuable
    info to work on. You’ve done a formidable job and our whole community will be grateful to
    you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *