Los atributos del sonido son conceptos que se adquieren mediante procesos de abstracción y generalización. Esta abstracción se sustenta en el entrenamiento que realiza el oído mediante discriminaciones auditivas múltiples y sutiles. La diferencia entre abstraer un atributo de un objeto y un sonido es que este último se efectúa sobre eventos, es decir, fenómenos que transcurren en el tiempo. Significa entonces, que es más difícil identificar un atributo de algo sin verlo, que viéndolo. Agregaremos en cada contenido la especificación con o sin ayuda visual.

Creo que todos estamos de acuerdo que el primer subcontenido a abarcar es el de registros de altura, primero con ayuda visual, es decir tocando en vivo el piano o la guitarra, para luego sin ayuda, mediante una grabación. Luego seguiría las variaciones de altura, con glissandos ascendentes y descendentes, para terminar en altura fija y variable. Por supuesto primero con ayuda visual y luego sin ayuda. Aquí los gráficos no son considerados ayudas, puesto que sólo es un soporte, o acaso ¿nunca escuchamos a alguien que escribe una flecha hacia arriba y canta un glissando descendente?

Entonces tenemos dos caminos. O recorremos el de altura determinada o indeterminada, en cuyo caso seguirá agudizando el oído de nuestros alumnos, o nos inclinamos al de variaciones continuas o graduales (si, con ayuda visual y no). Por último nos queda el de grados de altura. Porqué dejar este contenido al final. ¿Será porque es más difícil darse cuenta si un sonido es más grave que otro a una distancia de semitono? Imaginemos entonces comenzar con una distancia de 7ma, para luego llegar al semitono, y sin ayuda visual. Que meta la nuestra. Pero nunca llegaremos ahí si no pasamos por los pasos previos antes mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This template supports the sidebar's widgets. Add one or use Full Width layout.