“En relación con la falta de herramientas adecuadas para la enseñanza escolar, resultan evidencias la escasez de utilización de materiales y recursos, el desconocimiento de abordajes metodológicos para llevar a cabo algunas experiencias, como la creación y la audición musical en el aula y las dificultades para organizar la tarea, en pos de un proyecto formativo.” (Calvo – Vargas 2010)

auriculares transformados

El aprendizaje del alumno puede ser visto de distintas maneras según las teorías de aprendizaje y la metodología utilizada. En el caso del uso de un material musical impreso, hubo varios intentos durante la historia. Por ejemplo, Jaques Dalcroze (1865-1950), propone materiales para la enseñanza y ejercitación de la teoría y el solfeo tradicional, ejercicios para armonizar actos motores espontáneos y voluntarios, y para el desarrollo de la concentración como también marchas rítmicas para una voz, con acompañamiento de piano. En el caso de Justine Bayard (1879-1975) el uso está dirigido fundamentalmente a la formación vocal a través de canciones infantiles, populares y cánones clásicos. En cambio Zoltan-Kodali (1882-1962) se basa fundamentalmente en el cancionero húngaro utilizando textos graduados desde el punto de vista estructural desde la monodía hasta la polifonía, y desde el punto de vista vocal desde temas pentatónicos, pasando por la heptafonía para llegar al dominio de trabajo a voces. Maurice Martenot (1898-1980) establece cuadernos de solfeo para el alumnado que son de una gran ayuda como soporte al método, ya que en los cuatro cuadernos se encuentra una interesante propuesta de ejercicios básicos, que gradualmente van adquiriendo complejidad. También Edgar Willems (1890-1978) recurre a cuadernos que abarcan desde la “Iniciación musical del niño: principios y plan de trabajo” al estudio de intervalos a través de canciones; piezas fáciles para piano; pequeñas marchas para piano; pequeñas danzas, saltos y marchas para piano. Para finalizar Carl Orff (1895-1982) “Musik für Kinder” (música para niños). Contiene rimas, refranes, ejercicios rítmicos instrumentales, vocales y de conocimiento de formas elementales. En los cinco volúmenes de los que se disponen, se trabaja: la pentafonía, los modos mayores con bordones, el modo mayor, acordes de dominante y cadencias, los modos menores con bordones y las organizaciones tonales menores con sus dominantes. Por otro lado en Murray Shaffer (1933), las fichas no están presentes pero si propone la utilización de grafías analógicas.

Sin embargo hay nuevos enfoques:

“Siguiendo a los conceptos presentados por Eisner, el aprendizaje artístico ocurre en la medida en que un sujeto se enfrenta a resolver nuevas dificultades. Para ello es necesario realizar una secuenciación del trabajo que permita que los alumnos se enfrenten paulatinamente ante nuevos desafíos a resolver y como consecuencia de ello avancen en el desarrollo de las capacidades musicales.” (Clarisa Alvarez, Gustavo Vargas, 2004)

Surgen entonces estos materiales, llamados fichas, que son de uso del alumno y de uso del docente. En el primer caso podemos discriminarlas según sea de presentación, ejercitación o evaluación.  Pueden ser guías de audición, ejercicios con imágenes, cuadros, tablas de coevaluación, etc. Por el otro lado se presentan en guías de observación utilizadas dentro de la evaluación (diagnóstica, de proceso y final). Se utilizan mayormente en el  área de la discriminación auditiva, como también para evaluar las capacidades adquiridas de los aprendices.

¿Pero cuáles son los principales beneficios que trae el uso de este tipo de material? Según Furnó y Malbrán en 1977, posibilita la elaboración, fijación y representación de los conocimientos de manera más ágil y dinámica, incentiva el desarrollo de muchas actividades musicales, facilita el diagnóstico e individualización de los problemas de cada uno de los integrantes del grupo, realiza una enseñanza correctiva en aquellos alumnos que necesitan una especial atención en determinados aprendizajes y permite evaluar conductas.

Además las hojas de trabajo son útiles para la audición en el aula. Recordemos que la música transcurre en el tiempo. En tal sentido, las representaciones gráficas permiten analizar la obra “deteniendo el reloj” y “sacando una foto global o de un contenido en particular”. Tengamos en cuenta que comprobar lo que otro escucha y comprende no se ve, por lo tanto es necesario observar la conducta e interpretarla. Hacer explícita esta comprensión demanda del uso de algunos recursos como los que ofrecen los gráficos y fichas.

Existen diversos lugares que ofrecen estos materiales en la web y en formato de papel. Alguno de estos son:

  1. Musijugando (Silvia Ferrero y Silvia Furnó)
  2. Entremontaña en el aula  (Carme Bellet Farrán)
  3. Audiolibro (Silvia Malbrán, Chabela Martínez, Guadalupe Segalerba)
  4. Viviendo entre sonidos 
  5. www.Orientaciónandujar.es
  6. www.Musifica.com

Bibliografía:

  • Álvarez Calrisa, Vargas, Gustavo, Tiempo para escuchar, Buenos Aires, Secretaría de Educación – Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2011.
  • Benegas, Marcela (coord), Programa de educación estética. Taller de música, segundo año, Buenos Aires, Secretaría de Educación – Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2004.
  • Cantón Mayo, Isabel, Gustavo Vargas, “Del currículum musical prescrito al curriculum musical práctico en el aula de educación primaria” en Revista Bordón 62.2, Ciudad de Buenos Aires, 2010, pág. 124.
  • Días Gómez Maravillas, “Materiales para la enseñanza de la música en la educación general” en Revista de Psicodidáctica, número 5,  Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, España, 1998, pág. 83-94.
  • Ferrero, Silvia, Furnó Silvia, Musijugando, Números 1 a 6, Buenos Aires, Ricordi, 1976/1981.

  • Parra Cecilia (coord), Intensificación en artes : marco curricular para la escuela primaria, primera edición, Buenos Aires, Secretaría de Educación – Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2005.

12 Comments

  1. Susana dice:

    Qué bueno que está!!!

  2. Marcus dice:

    Excellent!!!! Muy completo

  3. Sergio dice:

    ¿Cómo las hago? ¿Dónde las consigo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *